Humanizar la Salud.¿ Hay alguien a quién no pueda interesar?

 

 “La medicina, puede la más humana de las ciencias, tiene que mantener su esencia, porque no hay nada que inventar, atender a un paciente con afecto, compasión y humanidad es medicina y donde no se haga así habrá que ponerle otro nombre” 

Begoña Barragán. 

Hace tiempo que siento que “Yo soy yo y mis preguntas” . Leyendo esta frase de Begoña Barragán, se me avalancha un pelotón de preguntas que me apetece compartir. 

En el extraño mundo de donde vengo, he experimentado en primera y tercera persona, desde la carencia hasta ausencia de estos valores humanos en la salud. Sé que esto solo me ha pasado a mí, entonces solo en mi caso: 

¿Cómo le llamamos a la atención dentro de la salud donde no haya afecto, compasión o humanidad? .

Después que alguien le encuentre un nombre a una medicina sin humanidad, me pregunto: 

¿Esto de la humanización en la salud, de verdad importa?; Suponiendo que fuese importante, ¿para quién es importante, para el profesional de la salud, para el paciente o el familiar?. 

Otra vez, suponiendo que la humanización en salud fuese importante: ¿Por qué no le tratamos como importante?, continúan mis espasmos en formas de interrogantes. 

¿Los últimos avances en la tecnología, como la Inteligencia Artificial, tienen como prioridades el mejoramiento de la humanidad o de la productividad en la empresa?. ¿La tecnología puede compartir valores humanos?. 

¿Hay alguien a quien le ofenda la humanización en la salud?. ¿Qué puede ofender acerca de querer priorizar la parte humana de la salud, pudiesen ser las creencias, prejuicios o conceptos sobre ello?, porque para esto hay tratamiento. 

Seamos conscientes o no, todos somos pacientes y además familiares ,(por afinidad o consanguinidad), de pacientes, y pocos además tenemos el privilegio de formar parte del equipo de salud, mirando esto me pregunto: ¿ De quién es la responsabilidad de ejercer la humanización dentro de la salud?. ¿Quiénes formamos el sistema de salud, los profesionales, los pacientes o los familiares?. 

Desde mi punto de vista, el profesional de la salud ejerce un rol vital en la ecuación, pues él/ella no está en la posición de vulnerabilidad, sufrimiento e incertidumbre que genera una alteración de la salud, entonces el profesional de salud tiene (le guste o no) un gran poder sobre el otro (paciente/familiar). 

Además parece que el poder, como lo es el conocimiento, puede magnificar lo que ya somos, pudiendo llegar a desvelar partes nuestras, a veces, escondidas y no muy agradables (algunos le llaman arrogancia otros cinismo). 

Por ello creo que el acento de la humanización dentro del sistema de salud ha de estar en el profesional. Sin embargo: ¿Pueden el paciente y el familiar aportar algo a ésta mirada humanizante de la salud?. ¿El paciente/familiar puede des-humanizar la salud por omisión, permisividad o conformismo? . 

Yo formo parte de la trípode del sistema, y me gustaría aportar desde las 3 miradas, aunque pienso que mi compromiso está subrayado en la parte que apunta a aquello que no estamos percibiendo los profesionales de la salud. 

¿Hay relación entre la carencia de habilidades humanas de los profesionales y el Burnout experimentado por casi el 50% de todos nosotros? . ¿Es posible que humanizar sea terapéutico y también profiláctico, que sea vacuna y antídoto? . 

Pues “Mis preguntas y yo” mejor nos vamos. En otro post igual nos dedicamos a las respuestas (si las hay). 

Leonardo Romero Montemar

Médico especialista en Radiología en Grup Manchón.

Experto en mama.

 

Photo by Evan Dennis on Unsplash

2019-05-01T20:47:58+00:00 1 mayo 2019|blog|

Nos interesa tu opinión