HURRA se presenta en Bilbao

El pasado día 5 de Julio viajábamos a Bilbao. Nuestra misión era dar a conocer a Proyecto HURRA dentro de la VI  Jornada anual de formación que organiza Organización Sanitaria Integrada Bilbao-Basurto. Una organización que integra a más de 5.000 profesionales de los cuales más de 400 asistieron al evento que tuvo lugar en el Paraninfo de la Universidad del País Vasco. El tema de la jornada : Hacia nuevos horizontes en la humanización.

En la jornada tuve el placer de compartir escenario con cuatro grandes mujeres del mundo sanitario.

Angela Müller, una arquitecta dedicada al diseño humanizado de maternidades y otros espacios sanitarios. Su charla demostró que más allá del vinilo se puede cambiar la experiencia de paciente con diseño de los espacios.

Ana Gutiérrez, una pediatra neonatologa de la OSI Bilbao-Basurto que ha integrado a los padres en el cuidado de los neonatos prematuros. Humanización de primer nivel. Las incubadoras que han salvado a millones de prematuros de la muerte  no pueden aportar el calor humano de unos padres.

Mabel Marijuan, profesora de ética en la facultad de Medicina. Excelente docente  que cuida de los futuros profesionales de la medicina defendiendo el cuidado de los mismos en las prácticas hospitalarias. La cuna de la profesión. ¿Podemos ignorar el cuidado de esos futuros médicos? La formación de los profesionales sanitarios se basa en la transmisión de persona a persona de los conocimientos mediante la prácticas tuteladas. Los alumnos a veces son ignorados desaprovechando su capacidad de adquirir conocimiento y haciendo mella en la vocación. No olvidaré la lección de Mabel para nuestros alumnos de prácticas.

La ultima ponente era Mónica Lalanda, médico de urgencias, divulgadora  con gran relevancia en las redes sociales. Conocida por sus viñetas que le acompañan en sus charlas y no faltaron en esta ocasión. Ya había tenido el placer de conocerla en otra ocasión y me encantó su capacidad de conexión con el público. Su charla: Primero persona después paciente. No dejo a nadie indiferente.

¿Hace falta humanizar el servicio de radiología?

 

En esta charla hablamos de la necesidad de cuidar los aspectos más humanos de la radiología, para pacientes y familiares y profesionales. Tenemos la mejor medicina de la historia. En el caso de la radiología los avances tecnológicos ha  sido el motor del avance en el conocimiento médico de la mayor parte de las especialidades médicas. Ahora debemos ser conscientes de que el reto de la excelencia no es posible sin ser considerar de los peligros de la masificación, la estandarización y la necesidad de respuesta inmediata de un servicio de radiología. Dar servicio a todas las especialidades médicas supone ser un servicio transversal a la sanidad. Humanizar la radiología impacta en el 80% de los pacientes. Una oportunidad que no debemos dejar de escapar.

Proyecto HURRA aspira a un modelo de radiología centrada en las personas.

Llegado al nivel técnico  actual de la radiología no podemos llegar a ser excelentes sin cuidar la comunicación, el confort físico y dar soporte emocional al paciente y sus familiares; siendo  igualmente necesario el cuidado del profesional sanitario. Este es el modelo que desde HURRA queremos proponer. Radiología centrada en la persona.

¿Qué quieren los pacientes? ¿Qué quieren los profesionales?

Los pacientes valoran el trato por encima de los conocimientos. Seguramente como el valor, los conocimientos se nos suponen. Y cuando los pacientes son profesionales sanitarios aún de mayor manera. Para muestra el Grupo Janus, dónde destaca la presencia de dos profesionales de la radiología que tras su paso de profesionales a pacientes quieren incorporar su experiencia para la mejora de los servicios sanitarios. Salvar la vida o curar enfermedades sin cuidar la experiencia de paciente no es suficiente.

Para los profesionales de la radiología la industrialización que supone el manejo de equipos de  costosa tecnología con facilidad para la obsolescencias y necesidad de amortización despierta  semejanza a un servicio de comida rápida. La industrialización lleva a la masificación y la despersonalización y fácilmente al burnout.

¿Podemos permitirnos perder eficiencia y capital humano ignorando el desgaste profesional?

Formación para humanización 

Para este cambio de paradigma debemos incorporar un cambio en la educación y valoración de nuestros profesionales. De un modelo que prima la memorización de datos a un modelo donde la adquisición de habilidades técnicas se conjugue con la adquisición de habilidades blandas. De un modelo que ignora la continua gestión de las emociones que ocurren en un servicio de diagnóstico y por tanto no las trata ni prepara a sus profesionales a un modelo donde se contemplan las emociones.

Compasión

La compasión es el motor que nos invita a aliviar sufrimiento además de ser capaces de detectarlo. Recientemente se ha recogido en un libro la evidencia de la mejora en los resultados de salud de aquellos pacientes tratados por médicos compasivos y a su vez mejores niveles de salud de dichos profesionales: “Compasionomics”. En radiología ya tenemos evidencia al respecto. Una fotografía  del paciente mejora la eficiencia en los informes de TC. Increíble pero cierto. El desanonimizar al paciente, ponerle cara impacta en la necesidad de búsqueda de alivio de su dolencia y en una lectura más cuidadosa de las imágenes del TC.

¿Te apuntas a la evidencia? Podemos cambiar nuestros servicios a veces con un pequeño gesto.
Os dejo con el vídeo  de animación que pudimos visualizar en la Jornada. Sin duda un documento gráfico que ayuda a poner el foco en el paciente frente al foco en la enfermedad. “La dama y la muerte” es un corto de animación que ha ganado un Goya y ha estado nominado para los premios Oscar de Hollywood.
Pilar Manchón

 

La dama y la muerte from Derecho a Morir Dignamente on Vimeo.

2019-07-08T19:23:24+00:00 8 julio 2019|blog, Uncategorized|

Nos interesa tu opinión